Alseides

alseides

Sebastián Gúmera es Alseides. Como la mayoría de nosotros, la esencia propia se encarna en un nombre de poder que nos define y que luego usamos. Sebastián decidió ser Alseides. Luego volveré sobre esto.

Escribe sobre sí mismo: «Me materialicé aquí el 30 de enero del noventa, y lo único que me han publicado fue un cuento en TauZero, hace 2 años. Me llevan a escribir, quizás como a todos, las ganas de concretar ideas sueltas llenas de influencias, pero soy un completo novato en esto. Por ahora, esas ideas sobreviven en mundos CF, pero quizás en algún momento dejen de hacerlo. Estudiaré artes al salir de la escuela, y más tarde, espero que cine o algo así.»

Sergio Amira escribe sobre él: «No le conozco. Sé que tiene la forma de un adolescente algo encorvado y reticente a encontrar paz en el mundo que le rodea, sé que es algo tímido y no mucho más. Reconozco más su escritura, “En el país de las pesadillas” huye hacia y desde planetas construidos de ensoñaciones sacadas de libros de cuentos. Supongo que hay allí una clave: los personajes prefieren codificar sus temores en complejas fantasías en donde buscar respuestas.»

Hay dos definiciones para Alseides, solo él sabe cuál es la correcta y cómo se aplica a su vida. Zeus, una vez que estaba muy aburrido, le dio por lanzar rayos a la Tierra. Hubiera incendiado un bosque de amapolas de no ser porque Alseide, ninfa natural como ninguna, lo protegió en su afán de custodiar las flores, aunque fuera con su vida. Desde ese entonces, en honor de la heroína, las ninfas de las cañadas y arboledas reciben su nombre. Pero también en La Visión de Escaflowne, un animé con cercanías clockpunk de finales de los 1990’s, se pueden encontrar los guymelef que son una especie de robots gigantes tripulados. Dentro del mundo de Gaea, se pueden encontrar los guymelef llamados Alseides, al servicio de los antagonistas de la serie. Se destaca uno comandado por Dilandu, particularmente sanguinario… En fin, sea cual sea la versión que haya elegido Sebastián, está bien. Es idea mía, pero pienso en la capacidad eufónica de las palabras y hay veces que vacío su contenido para llenarlo de uno nuevo y propio. Quizás eso sea precisamente lo que represente este Alseides: su propio significado.

Como buen hijo de su generación, Gúmera remezcla en su cabeza todas las influencias visuales como el animé y los códigos de la ciencia ficción para hacer su ficción. En esta ocasión, los héroes de las viñetas japonesas son insoslayables con su intensa carga de destino. Tanto Paz, el doctor Kreuss y Alastor son personajes atrapados en arquetipos terribles y, aunque se rebelen, no tendrán más oportunidad que seguir sus roles hasta el final.

© Copyright ‘NGC 3660’

Anuncios